¿Por qué acompañamos a mujeres?